Cambiar nuestra historia

IMG_8273

Todos queremos cambiar el mundo, pero como dicen por ahí: “muy pocos deseamos cambiarnos a nosotros mismos.” La mayoría del tiempo no nos percatamos de que todos somos ese mundo y que para cambiar el porvenir de nuestro planeta debemos comenzar en chiquito: transmutando y enriqueciendo nuestro propio corazón. Cada persona es como una diminuta aguja de acupuntura que ancla energía, crea su realidad y siembra las semillas de la manifestación.

Las tribus nativas son una maravillosa fuente de sabiduría. Una de las cosas que mas bonitas que he aprendido de ellos es como hacen de lo simple algo mágico. El pueblo Shipibo, un grupo etnico de la Amazonia Peruana, transmite su historia oralmente por medio de cuentos y cánticos; por eso, cuando algo no les gusta de su pasado ellos simplemente cambian sus Icaros.

A veces pienso que el problema de los humanos no es que no queramos cambiar, sino que no sabemos que cambiar ni como hacerlo porque en el fondo no sabemos quienes somos. Y este desconocimiento nos produce frustración y nos hace empezar a vivir enfocados en el afuera cuando deberíamos vivir y explorar lo de adentro.

Sincerándonos, la mayoría de nosotros no sabemos que parte de este “yo” nos pertenece y cual es pura invención o adquisición del medio. Por eso es necesario empezar a contar nuestros propios cuentos… a no quedarnos atascados en la historia de otros y en el sentido que los demás le dan a las experiencias.
Tenemos que dejar de identificarnos con la persona que nos han dicho que somos y rescatar de las profundidades nuestra verdadera esencia.

No tengas miedo de desencajar, nuestros peores enemigos son los temores, los patrones, y las creencias. Nos han enseñado que la vida debe ser vivida y sentida de cierta forma y eso no es cierto. Tenemos que romper los moldes y empezar a experimentar la vida desde nuestro propio sentir.

Alimenta tu alma y llenate del conocimiento que solo se adquiere vivencialmente, no en la escuela ni en los libros.

Conecta con tu maestro interior, vacíate de lo que ya conoces y ábrete a recibir.

Cuando estemos en contacto con la paz de nuestras raices, nuestros arboles y flores brotaran llenos de armonía en nuestros jardines exteriores y ciertamente el planeta que compartimos cambiará radicalmente.

Munay para todos,

Adaísa🌿
#MujerMedicina
Artículo de colaboración para la revisa Bien-etrê 2015

Ilustración: Annelie Solís

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s